EL FRENTE AMPLIO GREMIAL ESPERA CONFIRMACIÓN DE LA REANUDACION DE LAS PARITARIAS

E-mail Imprimir PDF

El próximo 16 de abril, se espera la reanudación de las mesas paritarias entre dirigentes del Frente Amplio Gremial y funcionarios provinciales que entraron en un cuarto intermedio a mediados de marzo cuando el gobernador Morales anticipó una segunda recomposición de sueldos con los haberes de mayo. Más allá de ese anuncio, los delegados gremiales afirmaron que hasta la fecha no hubo acuerdo por la recomposición salarial que, por un lado, recupere el poder adquisitivo perdido en los últimos años, y a la vez, permita afrontar el proceso inflacionario del presente 2019.

A la espera de la confirmación de la convocatoria los delegados del Frente Amplio anticiparon que en reanudación de las negociaciones se espera avanzar con la resolución de las liquidaciones de sueldos, esto a partir del compromiso del gobierno para blanquear las sumas “fijas” y en “negro” concedidas en el anterior periodo. En ese sentido, la titular del gremio APOC, Susana Ustares, precisó que dicho proceso “permitiría paliar la situación del 2018”. A la vez se prevé resolver la recomposición salarial con “retroactividad al mes de febrero” en sintonía con las mejoras concedidas al sector docente.

Otro de los temas que se prevé abordar junto a los funcionarios es la medida dispuesta por el gobierno nacional que autorizó el pago de un bono de 2.000 pesos, considerado un “paliativo” frente al desfasaje salarial registrado en 2018. Según lo expuesto por la dirigencia local se espera que dicho bono sea contemplado por la administración provincial. Trascendió que en caso de que el gobierno acceda a replicar la medida el escenario de negociación variaría dado que mejoraría el perfil salarial de los empleados provinciales.

Cabe reseñar que el pasado miércoles un grupo de dirigentes del Frente Amplio Gremial fue recibido por el obispo de Jujuy, Cesar Fernández, quien escuchó los planteos en torno a las problemáticas económicas y sociales que padecen tanto los trabajadores de la administración pública como sus grupos familiares. En la ocasión, los delegados aludieron a las consecuencias de la actual crisis económica y de las políticas de gobierno, por lo que requirieron una mediación desde la iglesia para abrir canales de diálogo con las autoridades para definir medidas que contengan a los sectores más vulnerables de la población.

Dicho encuentro fue resultado de un pedido elevado la semana anterior por los referentes gremiales que en los próximos días esperan la continuidad de las mesas paritarias en las que prevén definiciones sobre futuras recomposiciones salariales y la resolución de diversas problemáticas laborales.

Al fundamentar el pedido de audiencia al obispo, Ustares sostuvo que “la crisis que golpea a los trabajadores está repercutiendo en la provincia porque nuestros salarios motorizaban la economía local, pero al estar los sueldos deprimidos esto repercute en la económica más aún porque se ha paralizado la actividad productiva jujeña, se ha reducido el consumo y como resultado de la recesión hay cierre de negocios y todo eso quisimos exponerlo ante el Obispo”.

“La pobreza está instalada también entre los trabajadores”, aseveró, acotando que desde el sector gremial se espera que la iglesia de Jujuy, en su carácter de actor social, “tenga una mirada hacia los trabajadores que están pasando una difícil situación y que en la medida de lo posible tenga una mediación para alcanzar un diálogo verdadero con el gobierno, porque hasta el momento solo tenemos imposiciones”. 

 

Su opinión nos interesa

Cómo califica la medida adoptada por el Gobierno por el cierre de los locales bailables, afters, pubs a las 4 AM en toda la provincia?
 
Qué es lo que más nos preocupa a los argentinos?
 

Usuarios Online

Tenemos 831 invitados conectado